Ir al contenido principal

Entradas

Pedro Sánchez y la tontería "derecha-izquierda"

Sánchez ha repetido una y otra vez que el P$o€ es un partido de "centroizquierda". Sin embargo, el lema con el que aparece en mítines y demás actos organizados por el partido, lo que podemos leer es : SOMOS LA IZQUIERDA.
Resulta, por tanto, evidente que no sabe o no quiere saber de lo que habla o que se dedica a la ceremonia de la confusión: un día dice una cosa, al siguiente otra y sin importar que puedan resultar perfectamente incoherentes, como es el caso.
Por supuesto, tanto cuando dice una cosa como la otra, ni se molesta en definir qué es el "centroizquierda" y qué la "izquierda". Al parecer, todos sabemos lo que quiere decir cada unos de esos conceptos; y todos los interpretamos de la misma manera. Pero creo que si quieren decir algo, una cosa es ser de "centroizquierda" , es decir, ser de "centro", pero con cierta tendencia o escora hacía la "izquierda", pero de "centro" a fin de cuentas, y otra ser de "…
Entradas recientes

Puigdemont o la estupidez nacionalista.

La verdad es que me resulta difícil saber qué se propone este sujeto y todos los descerebrados que lo siguen. Salvo que, además, sean unos memos integrales, lo cual, a priori, no tiene por qué descartarse, tienen que saber que lo que están haciendo puede conducir a cualquier sitio menos a la independencia de Cataluña.
Efectivamente. Entre las reglas de juego que los políticos catalanes ayudaron a conformar y a aprobar hay tres que son básicas y que se opinen frontalmente a su pretensión. Son estas, que la soberanía nacional corresponde al pueblo español, que la unidad de España es indivisible y que el ejercito es el máximo garante de esta unidad. Sobre estos presupuestos, lo primero que tendrían que hacer Puigdemont y sus seguidores es conseguir, mediante los procedimientos constitucionalmente previstos, cambiar estas reglas de juego, para permitir que una parte de ese pueblo pueda decidir sobre la unidad e integridad territorial española. O dicho con otras palabras, para que una part…

Alfonso Guerra: Qué decías, qué hacías y qué hiciste (y II)

Segunda y última parte de la entrada "Alfonso Guerra: Qué decías, qué hacías y qué hiciste".
Ante una referencia por parte del entrevistador a los momentos en que Guerra sustituye a Felipe González, dice: "Yo te confieso que cuando asumo esos papeles tan de escaparate me siento como un paria, no es lo mío. Me gusta la introversión, la soledad, leer música". No está mal eso de que ejercer de presidente es un papel de escaparate. Elegante manera de criticar a su jefe. Lo malo es que quién se cree eso. El ejercicio del poder le encantaba. No hubo más que ver cómo se aferró a él durante toda su vida, ya fuera en el gobierno ya en el parlamento. Si no le llega gustar la soledad, todavía tendríamos que aguantarlo en las Cortes. Cinismo a tope.
En la misma línea cínica, más adelante dice: "Yo conservo la esperanza de dar una paso atrás, un salto atrás y volver a casa. Por ejemplo, yo, a todos los efectos, aún vivo en Sevilla, aún conservo mi residencia en Sevilla. Un…

Afonso Guerra: Qué decías, qué hacías y qué hiciste (I).

Hace unos días me hice con el libro de Manuel Vázquez Montalbán "Mis almuerzos con gente inquietante". Y, entre ellos, vi que uno era con Alfonso Guerra. Su lectura me ha demostrado, una vez más, lo demoledora que resulta la historia con los mentirosos y, también, me ha dado la verdadera medida de la abyección de este personaje, abyección similar a la de su jefe Felipe González.
Nadie hoy puede negar que el P$o€ es un partido burgués, capitalista, más del espacio político. Desde que, gracias a estos dos sujetos, entre otros, abandonó del carácter de marxista y revolucionario con el que nació, ha desaparecido todo rastro de socialismo en tal partido, que no pasa de ser una empresa de colocación y de promoción para luego emplearse en los consejos de administración de grandes empresas ubicadas en este país y así defender sus intereses frente a los de la clase trabajadora, parados y desfavorecidos en general.
Cuando tiene lugar el almuerzo, 1984, tal abandono ya se había produci…

Antonio Caño: ¿quién tiene libertad de prensa?

Hoy he leído una noticia de contenido realmente motivo, aparecida en El País del 8 de abril de  2017. Su título es "Un debate en la Universidad  advierte de que la libertad de prensa está en peligro"; y lleva el siguiente subtítulo: "Caño, Gabilondo, Madrigal y Juliana reflexionan sobre las consecuencias de la posverdad".
Lo primero que hay que decir es que la "libertad de prensa", como tal, no aparece recogida en la Constitución. Podemos considerarla incluida en el derecho a la libre empresa, ya que "la prensa", como medio de comunicación, no deja de ser un negocio empresarial y, por lo tanto, amparado por esa libertad proclamada en el artículo 38 de la CE. Y, segundo, que quizá lo que quiso decir el autor del titular fue que lo que está en peligro son los derechos que establece el artículo 20, es decir,  el derecho a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de rep…

Ramón Espinar, PODEMOS y la coherencia.

La verdad es que Ramón Espinar lo tiene mal con algunos medios de comunicación. Primero fue lo de la vivienda y ahora lo de la coca-cola. Ciertamente, que en lo de la vivienda no parece que hubiera ilegalidad alguna. Lo que hubo fue una incoherencia monumental. No se puede exigir el de derecho a la  vivienda que proclama la constitución (pero que no prevé medida alguna para su garantía, es decir,  no pasa de ser un brindis al sol); no se puede hablar contra la especulación y los negocios injustificados y cuando se es dueño de una vivienda financiada con dinero público hacer negocia con su venta, ganando unos cuantos miles de euros en la operación. Podía venderla, sí; podía haberla devuelto a la cooperativa, dudoso. Pero lo que está muy claro es que, de venderla, como mucho debería haberlo echo,  y ello con independencia del precio máximo legal en aquél momento, al precio de compra más la inflación. Así, no habría echo negocio a costa de un bien financiado con el dinero de todos y tamp…

Rajoy y los independentistas: Puro cuento todo.

Resulta lamentable oír, escuchar, leer, un día sí y otro también, en cualquier medio, ya sea periódico, radio o televisión, referencias constantes a la cuestión catalana, al referendum que quieren convocar los independentistas para «desconectar» de España. Unos, los del gobierno, venga a darle con la soberanía nacional, la legalidad, la constitución, etc; los otros, que si la historia, que si la voluntad política, que si la democracia, etc. Una monserga detrás de otra. Ambas partes saben ya desde hace mucho el resultado final: no habrá referendum; y si se intenta hacer, el Estado usará todos los medios a su alcance para impedirlo y, obviamente, lo logrará. Los organizadores del evento carecen de fuerza que oponer. Entonces ¿para qué todo esto? Para distraer. Mientras se llenan páginas y páginas de los periódicos y horas y horas de programación en radios y televisiones no se habla de la desastrosa situación económica de Cataluña, del lamentable estado de sus servicios públicos sanitarios…